Ministerio Internacional Casa de Santidad

1 Pedro 5:2
“Pastoreen el rebaño de Dios entre ustedes, velando por él, no por obligación, sino voluntariamente, como quiere Dios; no por la avaricia del dinero (no por ganancias deshonestas), sino con sincero deseo”.

 

De la piedad, de la buena voluntad,
 
y del mayor tesoro

 

por: Ernesto Javier Guevara

Sabes detrás de cámaras y detrás del telón como pudiera decirse, ¿qué hace tu pastor, tú líder, tu mentor o tesorero cuando usted se va de la congregación, creyendo que ha recibido bendición; si verdaderamente es un lugar santo después de pedirle su diezmo u ofrenda voluntaria? Pudiera usted contestarse a sí mismo para recibir consuelo: aya el o ellos con Dios, un día darán cuenta si hacen bien o hacen mal.

PHI+man+with+hands+around+church+offering+plate

Usted sabe que tiene derechos a preguntar a donde van esos recursos? Usted tal ves dejo de comprar algo que necesitaba, dejo de pagar una deuda atrasada, o bien dejo de comprar algún alimento o medicamento necesario por pensar que a Dios le agradaría más su sacrificio que su obvia necesidad. Si su Pastor o líder le enseña despojarse de su dinero porque así recibirá mayor bendición, es un mentiroso. La ofrenda viene del corazón sincero primero, incluso la alabanza. El deseo muchas veces tiene mayor valor que el sacrificio, no pierda la sensatez, por creer inventos humanos que lejos de acercarlo al trono de la gracia, lo comprometen más en una miseria o círculo vicioso que sabe usted claramente le costará salir de él.

Muchas veces por miedo y por no ser insultado como rebelde o creador de problemas en el ministerio, usted se va haciéndose muchas preguntas del lugar donde cada domingo o cualquier día de la semana se congrega o recibe enseñanzas.

La palabra de Dios ha sido usada en muchas ocaciones para sacar beneficio olvidando los verdaderos propósitos de la misma para el alma del creyente. Si usted es un pastor que abusa haciendo mal uso de la piedad, recibiendo una ofrenda de alguien enfermo que sabe necesita una terapia, o debe pagar su renta y no tiene consideración de compartir con sus necesitados esos recursos, sabe que está en condenacion, (eso sí es pecado). Y más si con falsas amenazas de que si no diezman y ofrendan tengan la necesidad que tengan primero en la iglesia, caerán en la miseria y no están en comunión. Usted es falso profeta, falso pastor e impío. Qué haría Cristo Jesus en su lugar? Se iría a su privado a contar la ganancia deshonesta? Pagaría sus asuntos personales antes de compartir con el necesitado?

Hagamos reflexión en estos asuntos de la piedad, de la buena voluntad, y del mayor tesoro que es Cristo Jesus, el misterio de la fe.

0 comentarios

Aun no hay comentarios

No hay comentarios por el momento, ¿quieres agregar uno?

ESCRIBE TU COMENTARIO

ESCRIBE TU COMENTARIO

casa