Ministerio Internacional Casa de Santidad

 

EL PERDÓN, LA LLAVE DE LA RECOINCILIACION

 

Por: Ernesto Javier Guevara

No dejes que se ponga el sol sobre vuestro enojo” (Efesios 4:26)
“…si es posible en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres“. (Romanos: 12. 18)

El objetivo del perdón no es la acción en sí misma, sino la consecuencia, es compartir la amistad de Dios con nuestro prójimo, así que vaya a ver a su amigo o persona con la que no puede compartir desde hace tiempo y perdónela de corazón, y trate de aclarar, compartir y de minimizar las diferencias.

the_art_of_conversation_by_rttmsdag-d32q8oc

En Cristo, si no es por motivo de enemistad contra Dios, a cualquier hermano con el que pueda estar enojado, perdónelo, ore y comparta la situación con el Señor para que el le ayude a cambiar su corazón. Del mismo modo que la ley si no se ve con los ojos de Cristo no se cumple porque es un código, si perdonamos protocolariamente no amamos de verdad. Debemos mostrar por nuestros frutos el testimonio verdadero del amor y el arrepentimiento, si un hermano o amigo pide perdón por que ha reconocido su error debemos perdonarlo pero si nuestro corazón ya está entregado a Dios y conoce la carne humana produce una reacción inmediata de recibimiento en el momento en que un amigo u ofensor se arrepiente.

friendly-hug-girls-meadow-forest-149053

Sabe usted cuanto le cuesta al hombre carnal perdonar? Lo grave es que al hombre espiritual, aunque algo menos también le cuesta, por eso el apóstol Pablo decía que eran carnales.

Hombre espiritual me refiero al que ha nacido de nuevo. Así pues vemos que ni siquiera en esta nueva naturaleza el hombre perdona con facilidad, debe haber la virtud de la humildad adquirida con la obediencia en Cristo, debe estar experimentando en quebranto como el maestro, debe haber viajado al abismo de la soledad, a la isla del desprecio, y al desierto del alma, donde solo se encuentra con Dios, para que el espíritu de Cristo consuele su alma, y aprenda la naturaleza humana, para que comprenda como es su interior, igual que el prójimo y la lucha espiritual que el enemigo del hombre siembra por el rencor y otras armas destructivas .

La carne es una compañera de viaje que pone trabas al espíritu, y en las relaciones fuera y dentro de nuestras congregaciones, pero con El venceremos los sentimientos de la carne que batallan contra el alma. El alma que no tiene a Cristo no puede perdonar de verdad porque necesita el amor del Padre y ese amor solo lo trae el mismo espíritu de Cristo no viene dentro del hombre natural.

El verdadero perdón no puede proceder del hombre natural sino del discípulo que ama y sigue a Cristo, sujetando todo deseo de la carne y pensamiento a la obediencia en Cristo, que lucha y ora, que aprende a ser testigo fiel y pelea espiritualmente la buena batalla de la fe, por tal motivo mi amigo y hermano, para una verdadera reconciliación se requiere del genuino y virtuoso perdón. Hoy es el día, perdona y serás perdonado por aquel que nos llamo, el reposo, CRISTO EL MESÍAS.

0 comentarios

Aun no hay comentarios

No hay comentarios por el momento, ¿quieres agregar uno?

ESCRIBE TU COMENTARIO

ESCRIBE TU COMENTARIO

casa