Ministerio Internacional Casa de Santidad

En nuestra mentalidad Mexicana no existe el concepto de la puntualidad, ya que vemos la hora como algo relativo y no exacto. Por eso se nos hace muy fácil llegar tarde sin sentir remordimiento. Siempre tenemos nuestra frase favorita para disculparnos: ‘Discúlpame, se me hizo tarde’.

 

¿Como dejar de llegar tarde?

 

Por: pastora Valya Nevmerzhytska

Impuntualidad es una de las razones principales por que no prosperamos en nuestro trabajo, en nuestro negocio, en las labores de casa y obviamente, en el ministerio. Como no pensamos que siempre llegar tarde es algo que nos roba la bendición de ser gente de confianza, nunca podemos cambiar este patrón de conducta.

En Salmos 90:12 hay una oración muy importante que dice, “Enséñanos a contar de tal modo nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría”. De allí podemos ver una verdad importante: “El no manejar bien el tiempo no nos permite tener un corazón sabio”. Sin un corazón sabio no podemos avanzar en el temor de Dios. El apóstol Pablo decía que debes de aprender a “aprovechar bien el tiempo, porque los días son malos”. El tiempo nos es dado para sacar provecho eterno de el, no para desperdiciarlo en cosas vanas, en cosas que no traen fruto, ni beneficio.

Cuando llegamos a tiempo a una reunión, cita o entrevista, mostramos no solo respeto a la gente involucrada, pero también a nosotros mismos; como al Creador de los tiempos, el Dios Altísimo.
Aprovechar bien el tiempo es un mandamiento de Dios, y si lo rompemos, pecamos contra el orden de Dios y hay que tener por seguro que Él nos pedirá cuentas del provecho que sacamos del tiempo que Él nos dio.

El patrón de desperdiciar el tiempo, de siempre llegar tarde, de no poder organizarnos, es contrario a la naturaleza de Dios y es un pecado destructivo. ¿Como vencer este pecado? Te doy unos consejos prácticos:

1) Reconozca el problema y arrepientete.
2) Toma la desición de someter tus tiempos al orden de Dios.
3) Aplica esta desición a través de la disciplina: planea tus actividades con suficiente margen de tiempo para honrar a Dios con tu puntualidad.

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Rom. 12:1-2).

0 comentarios

Aun no hay comentarios

No hay comentarios por el momento, ¿quieres agregar uno?

ESCRIBE TU COMENTARIO

ESCRIBE TU COMENTARIO