Ministerio Internacional Casa de Santidad

Cuando las cosas llevan un rumbo e intención correctas, podemos entonces decir que vienen de parte de Dios. Que estamos bajo la autoridad de Dios. Sin embargo cuando tomamos decisiones en nuestras fuerzas, (emociones), podemos interferir en los planes que Dios tiene para un fin que beneficiará su obra y al creyente que le honra.

 

¿DE PARTE DE DIOS, O CUESTIONES DE LA CARNE?

 

Por: Pastor Ernesto Javier Guevara

Esther 4:5
“Entonces Ester llamó a Hatac, uno de los eunucos del rey, que él había puesto al servicio de ella, y lo mandó a Mardoqueo, con orden de saber qué sucedía, y por qué estaba así”.

¿Tomó Ester la decisión correcta al enviar al eunuco a que conversara con Mardoqueo y ella supiese lo que sucedía en torno a él? ” Si”.

¿Lo hizo Ester para simplemente irse a la primera emoción y cometer una injusticia que afectará a Mardoqueo, a los judios y los planes de Dios? Por supuesto que “No”.

Ester fue una mujer prudente, temerosa de Dios y que sabía las consecuencias que traería no sólo a Mardoqueo sino también al pueblo judio, inclusive a la propia Ester. Todo lo contrario a ese panorama que hubiese sido devastador para los judios, Ester luego de saber la situación tan peligrosa y preocupante por lo que Mardoqueo estaba pasando, hizo lo correcto arriesgando su propia vida y posición de Reyna, y se preocupo, fue imparcial y conocio del problema todos los detalles.

Seguidamente invocó tres días de ayuno y oración, sin ningún arrebato ni desespero carnal, que lejos de trabajar para beneficio de Dios, ayudar a Mardoqueo y a los judios que serían afectados, con discernimiento, y dominio propio tomo las decisiones correctas y el resultado obtenido acontece en todo lo narrado en tan hermoso libro.

Nuevamente quisiera que usted como lector se pregunte y analice si Ester tomo la decision correcta.

Para mí SI, Ester:

1- Fue prudente y sin afán de crear un caos, murmuración, chisme y desorden entre los más cercanos, mando a alguien de su confianza, (solo a uno), a conversar con Mardoqueo.

2- Mardoqueo no dudó en tener esa conversación íntima y detallada con Hatac el eunuco, de toda la situación por la que estaban pasando no sólo el, si no todo el pueblo judio que habitaba bajo el reinado de Asuero, riesgos y consecuencias que eso traería.

3- El eunuco no fue donde el rey Asuero con quien debió haber tenido confianza o cercanía, contrario a ello fue directamente con la Reyna a la que le debía respeto, fidelidad y compromiso por haber sido designado a ella. Y que debió ser alguien de suma confianza, sin malicia o ánimo de atentar contra Mardoqueo por envidia o intereses propios, el regreso con la Reyna Ester y transmitió a detalles lo acontecido a Mardoqueo. (Muchos acostumbran a distorsionar todo, o casi todo).

4-Ester tuvo un espíritu dócil, una mente sobria y una actitud que muestra confianza, y en ves de prejuiciarse y arremeter contra Mardoqueo por intereses propios, exponerlo y haciendo uso de su posición de Reyna, fama y poder, o satisfacer su ego, mando a las doncellas cercanas a ayunar junto a ella y que por su lado Mardoqueo, también lo hiciera con el pueblo.

Aquí podemos aprecias querido lector, cuan prudente debemos ser en un momento como este, Los chismes de pasillo, los chismes mal intencionados, el afán de saber las cosas no para beneficiar a una obra en específico o a una persona, pueden traer desbastadores consecuencias. Muchas obras, congregaciones, pastores mismos, líderes y demás, han sufrido estás consecuencias por la irreverencia, irresponsabilidad, inmadurez en sentidos espirituales y de interés común. En fin muchas obras han sido y seguirán siendo saboteadas y hasta destruidas por no tener primeramente temor a Dios, amor y respeto al projimo, y confundir el discernimiento con adivinación o supocision, desclasificar y resolver los problemas más cercas de la carne y sus malas intenciones, que confiar en Dios y buscar estar llenos del Espíritu Santo.

No fue el CILICIO ni la CENIZA de Mardoqueo, ni el llegar a RASGÁR sus vestiduras, más que eso. Dios, cuando ve qué hay sublime obediencia a El, y hacemos humildemente su plena voluntad. No es necesario tocar ningún CETRO DE ORO para recibir más que la recompensa de su amor, misericordia y la corona de la vida eterna.

0 comentarios

Aun no hay comentarios

No hay comentarios por el momento, ¿quieres agregar uno?

ESCRIBE TU COMENTARIO

ESCRIBE TU COMENTARIO

casa