Ministerio Internacional Casa de Santidad

¿Los discípulos de Yeshua debemos celebrar el día del amor y la amistad?

 

La herejía de San Valentín

 

Por Rabí / Pastor Luis Cervantes

Oficialmente, el primer día de San Valentín se celebró el 14 de febrero del año 496, cuando el papa Gelasio I incluyó la festividad en el calendario litúrgico católico. Sin embargo, los orígenes del que hoy conocemos como “el día de los enamorados” se remontan a las antiguas Grecia y Roma.

Ya no es ningun secreto para nadie que el imperio Romano cuando conquisto a los Griegos incluyeron muchas tradiciones a su cultura, como la adoración a la diosa Griega del Amor Afrodita (Venus para los Romanos). La festividad pagana de la fertilidad que celebraban los Romanos era del 13 al 15 de febrero, con el propósito de dar la bienvenida a la primavera en el que todos se entregaban a la sexualidad en orgías publicas.

El emperador Constantino influyó de manera definitiva en el proceso de cambiar las enseñanzas y celebraciones Bíblicas de los discípulos de Yeshua Jesús en las congregaciones de los primeros siglos.

Cuando declaró al “cristianismo” como la religión oficial del imperio Romano, tenía que mantener la unidad, cuidando todos los detalles para lograrlo. Entonces decidió integrar; cristianizando los dioses y celebraciones paganas, con la Palabra de Yejováh Dios. Así se aseguraría de mantener la unidad del imperio, sin causar disgusto entre los antiguos miembros de su reino, manteniendo sus tradiciones.

A partir del primer concilio en Nicea de Bitinia en el año 325, ellos se aseguraron de hacer todos estos cambios de manera definitiva, asegurando la unidad del imperio pero transgrediendo los mandamientos de Yejováh Dios. Fue un grupo de seres humanos, guiados por su interés personal, pervirtiendo la Palabra de Yejováh Dios.

La pregunta aquí es obligada ¿Nosotros, los discípulos de Yeshua debemos celebrar “el 14 de febrero”? ¿Qué dice la Palabra de Yejováh Dios al respecto?

Levítico 10

“8 Y Jehová habló a Aarón, diciendo: 9 Tú, y tus hijos contigo, no beberéis vino ni sidra cuando entréis en el tabernáculo de reunión, para que no muráis; estatuto perpetuo será para vuestras generaciones, 10 para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio, 11 y para enseñar a los hijos de Israel todos los estatutos que Jehová les ha dicho por medio de Moisés”.

Esto es lo que Yejováh Dios, nuestro Padre, estableció en su Palabra. Debemos tener cuidado de separar lo Santo de lo Profano, no permitiendo enseñar y practicar tradiciones humanas sin base Bíblica. Ahora veamos que dijo Yeshua Jesús, nuestro Mesías, el Hijo de Yejováh Dios.

Mateo 7

“21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

Maldad en Griego es la palabra “Anomía” que significa “sin Ley” o sin “Torah”. Entonces Yeshua Jesús dijo: no me importa que ustedes hagan milagros, profeticen en mi Nombre o hechen fuera demonios; si viven sin Torah NO entrarán al Reino de los Cielos por tanto apártense de mi NO los conozco.

Este es un versículo crucial para entender la perfecta voluntad de Yejováh Dios a través de su Hijo nuestro Mesías. Actualmente todavía NO podemos entender que Yeshua Jesús vino para señalarnos el camino de regreso y reconciliación con nuestro Padre Yejováh.

Shaul (Pablo), nos dice algo muy importante:

Gálatas 1

“6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia del Mesías, para seguir un evangelio diferente. 7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio del Mesías. 8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema (maldición). 9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema (maldición). 10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo del Mesías”.

Con mucha tristeza, vemos hoy en día, que en las congregaciones hemos aceptado muchas tradiciones que NO son Bíblicas para agradar a los hombres; estamos disfrazando de Biblico muchas tradiciones paganas que Yejováh Dios NO estableció como la celebración del 14 febrero, que Ni Yeshua enseño ni celebró, que tampoco sus discípulos lo hicieron ¿Entonces por que nosotros insistimos en celebrar algo que no es Bíblico?

En el evangelio de Matyataju 26:17 (Mateo), la Palabra dice: El primer día de la fiesta del amor y la amistad, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que celebremos el 14 de febrero?

Yejováh Dios lo prohíba… No, la Bíblia dice:

Mateo 26:17
“El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas “La Pascua”?

¿Quieres celebrar, lo que Yejováh Dios, en realidad estableció? Una verdadera fiesta Bíblica, estudia las Escrituras, ahí encontrarás la perfecta voluntad de Yejováh Dios.

Mateo 26: 26
“Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. 27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. 29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre”.

Yeshua Jesús nos dice aquí que no solo El celebró la Pascua, sino que en la eternidad, continuaremos celebrándola.

Yejováh Dios estableció siete fiestas o “santas convocaciones” perpetuas, que proféticamente apuntan a la vida y cumplimiento del Mesías, que se dividen en la primera venida y segunda venida de Yeshua Jesús el Hijo de Yejováh Dios.

Shabbat día de reposo (Yeshua nuestro descanso)
La Pascua (muerte de Yeshua)
Panes sin Levadura (sepultura de Yeshua / “su vida sin pecado”)
Primeros Frutos (resurrección de Yeshua)
Shavout / Fiesta de las Semanas (cumplimiento promesa del Espíritu Santo)
Trompetas (anuncio del regreso de Yeshua)
Yom Kippur / Expiación (limpieza del pecado)
Sukkot Tabernáculos (regreso de Yeshua para reinar entre nosotros en el reino milenio)

Juan 10:22
“Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la dedicación (Janukkah). Era invierno, 23 y Jesús andaba en el templo por el pórtico de Salomón. 24 Y le rodearon los judíos y le dijeron: ¿Hasta cuándo nos turbarás el alma? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente. 25 Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí; 26 pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho”.
Yeshua celebraba Jannukah, al igual que sus discípulos.

Hechos 20:15
“Navegando de allí, al día siguiente llegamos delante de Quío, y al otro día tomamos puerto en Samos; y habiendo hecho escala en Trogilio, al día siguiente llegamos a Mileto. 16 Porque Pablo se había propuesto pasar de largo a Éfeso, para no detenerse en Asia, pues se apresuraba por estar el día de Pentecostés, si le fuese posible, en Jerusalén”.

Shaul / Pablo continuaba celebrando Shavuot después de lo sucedido en Hechos 2 cuando se derramo el Espíritu Santo sobre los 120 discípulos de Yeshua en Jerusalén.
Y así podríamos continuar citando la Escritura con muchas pruebas de las verdaderas celebraciones que estableció nuestro Padre Yejováh Dios, para que nosotros las observemos y celebremos, entendiendo su significado.

Pero en ningún lugar encontramos “navidad”, “semana santa”, día del padre, día del niño, día del anciano, día del amor y la amistad, etc.
Entonces, nuevamente nos continuamos preguntando ¿por que nosotros insistimos en celebrar fiestas que no son Bíblicas?

Tenemos que dejar de “biblificar” fiestas y tradiciones paganas que Yejováh Dios jamás estableció, que nuestro mesías nunca enseño ni practicó, que sus discípulos no celebraban y que ningún creyente después de ellos tampoco celebraron, entonces ¿por qué nosotros si lo hacemos?

Dejemos de quitar y agregar a la Palabra de Yejováh Dios, obedeciendo solamente lo que nuestro Padre y su Hijo establecieron en la Escritura, para no caer en “maldición”. Honremos a nuestro Padre Celestial Bíblicamente.

0 comentarios

Aun no hay comentarios

No hay comentarios por el momento, ¿quieres agregar uno?

ESCRIBE TU COMENTARIO

ESCRIBE TU COMENTARIO