Ministerio Internacional Casa de Santidad

“Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos”. Mateo 19:14

 

Para ustedes los que traen a sus chiquillos a la iglesia

 

Por: maestra / pastora Valya Nevmerzhytska de Cervantes

En nuestro ministerio creemos que es de suma importancia que en las reuniones principales los niños esten sentados junto a sus padres. De esa manera ellos aprenden que son parte de la congregación, del pueblo de Dios, no solo de la escuelita de niños. De la misma manera aprenden a adorar juntamente con sus padres, reciben la misma palabra que sus padres y su fe se desarolla junto con la de sus padres.

Entendemos muy bien que eso les trae a los papas cierta incomodidad y muchos retos. Alli tu estas en medio de adoración disfrutando la presencia del Espiritu Santo o escuchando la predicacion y de repente… tu hijo se pone inquieto, empieza a moverse mucho, hablar, cantar, llorar etc. Tal vez hasta empieza a hacer un berinche y exigirte algo. Haces lo posible de silenciarlo sin llamar mucha atención y no te hace caso; le das un juguete, una galleta, le amanazas – no funciona. Y en frente de toda la congregacion te sientes obligado de levantarde de tu silla, agarras a tu hijo y marchas afuera. Te sientes avergonzado, tal vez poquito frustrado deseando que la congregacion ofrezca las actividades para los niños durante el servicio para que te puedas concentrarte. Tal vez hasta estas pensando que ni tiene caso venir a la congregacion, que no recibes nada por que constantamente estas cuidando a tu hijo.

Queremos que sepan ustedes los que son padres que su labor no es en vano. Si, es mucho trabajo, si, es un reto muy grande, si, vas a pasar las frustrasiones, corages y hasta vas a llorar. PERO! Dios esta haciendo Su obra hermosa tanto en ti como en tu hijo. Mientras tu espiritu esta deleitando el ambiente del Espiritu Santo y se alimenta aun que tu creas que no, tu hijo esta absorbiendo la palabra, el Espiritu y se esta formando en la disciplina de Dios. No te rindas. ¡Sigue adelante! Sigue llegando! Que no te importe si de repente alguien te hecha una fea mirada! Eres un ejemplo para los que todavia son solteros o para los que todavia no tienen sus propios hijos.

Recuerdas, que tu estas iniciando no solo tu propia vida espiritual sino tambien la vida espiritual de tus hijos.

Instruye al niño en su camino,
Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.
” Proverbios 22:6

Unos consejos para los padres que quieren enseñar a sus hijos a comportarse en la congregación:

1) Diario toma un tiempo para leer la Biblia con tus hijos en la casa. Sientalos en un sillon o una silla o bien, en tus brazo. Empieza con una lectura de 5 minutos cada vez aumentanto uno o dos minutos. “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes” (Deut. 6:7-8).

2) Antes de la lectura explicales la importancia de estar reverentes ante la Palabra de Dios. “Vamos a sentarnos, mi hijo, hay que estar quietos por que Dios nos quiere hablar”.

3) Cada vez cuando vas a salir de tu casa para la congregación o, incluso, antes de la lectura, explicale a tu hijo que “todo tiene su tiempo”: hay tiempo de jugar y hay tiempo de estar quieto.

4) Cuando vas a la congregación, ponle a tu hijo su mejor ropa explicandole que van a una reunion especial con Dios y Su pueblo.

5) Nunca amenazes a tu hijo con el infierno por portarse mal. Nunca le digas que Dios lo va a castigar por no estar quieto.

6) Nunca vayas a la congregación enojado. El tiempo de preparación tiene que ser de mucho gozo. Recuerda: tu hijo te esta observando. Levantate temprano para que todo y todos esten listos a tiempo.

7) Recuerda: que congregarse no es una obligación, es un privilegio!

“Porque somos hechos partícipes de Cristo, si es que retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra seguridad” (Hebreos 3:14), dando gracias al Padre que nos ha capacitado para compartir la herencia de los santos en luz (Colosenses 1:12).

0 comentarios

Aun no hay comentarios

No hay comentarios por el momento, ¿quieres agregar uno?

ESCRIBE TU COMENTARIO

ESCRIBE TU COMENTARIO

casa