Ministerio Internacional Casa de Santidad

Los laodicenses en sus ojos eran “ricos, se han enriquecido y de nada tenían necesidad“, pero en los ojos de Dios eran pobres y desnudos. En este episodio del Tesoro de la Mañana analizaremos el problema de los laodicenses.

 

El Tesoro de la Mañana 14: No seas Tibio, parte II

 

0 comentarios

Aun no hay comentarios

No hay comentarios por el momento, ¿quieres agregar uno?

ESCRIBE TU COMENTARIO

ESCRIBE TU COMENTARIO

casa